26/1/11

Ray gun for sale

Éste es el título provisional de un proyecto que quizás jamás llegue a ser publicado. La historia, que tendría un sabor y una estética parecida a clásicos como Flash Gordon, es de Cullen Bunn y Brian Hurtt (autores de The Damned y The 6th Gun) y, en caso de que a alguien le interesase publicarla, yo haría los dibujos. Aquí os pongo algunas muestras. ¡Ha sido divertido hacerlas!
 

17/1/11

Historia de una página

Hacía tiempo que tenía intención de colgar una entrada en la cual se mostrara todo el proceso de creación de una página: boceto, reafirmación con lápiz, entintado, sombreado y coloreado.

14/1/11

Entrevista en Autores en Obras

- En un momento de la obra Beatriz pregunta a Pablo cuanto de autobiográfico hay en sus guiones. Bien, ¿Cuanto de autobiografía hay en Actor Aspirante?
También hay otro momento en el que Pablo se queja a Beatriz de que la gente crea que todos sus monólogos son autobiográficos, lo que demuestra que pongo cosas en la boca de mis personajes que quiero decir yo mismo. Pero en realidad es un cajón de sastre. Hay rasgos de mi personalidad en casi todos los personajes pero nada de lo que sucede es estrictamente autobiográfico. Aunque no suelen creerme cuando digo esto.

- Pablo, el personaje principal, viene a ser un antihéroe. Es egoísta, envidioso, infiel y sin embargo, consigues que caiga bien. Que el lector empatice con él, quizás debido a la etiqueta de perdedor.

Lo que sucede es que los vicios y defectos que tiene son tan humanos que quizás llevan al lector a pensar aquello de “quien esté libre de culpa…”. También es cierto lo que dices de su etiqueta de perdedor. Fíjate en la paradoja: en la vida real todo el mundo admira a los ganadores y nadie quiere saber nada de los perdedores, sin embargo en la ficción estos últimos suelen ser personajes atractivos.

- Sin embargo encontramos en este último álbum como Pablo ha cambiado, ha crecido a medida que han salido números de la serie. Si en un principio era el estereotipo perfecto de perdedor, derrotista que daba casi todo por perdido, se ha ido convirtiendo en un luchador que crea su propio guión y obra de teatro. Parece igualmente que se ha conocido, ha descubierto que no era tan bueno como él creía (de hecho escribe una obra de teatro autobiográfica siendo bastante crítico consigo mismo) y ha decidido reinventarse y empezar de una forma más humilde y trabajada.

Cierto. El personaje evoluciona. Aprende algo de sus experiencias, aunque los cambios sean a veces dolorosos. Eso se ve sobretodo al final del primer álbum. Aunque aún tiene mucho que aprender.

- ¿Cuales son las diferencias más notables de este nuevo álbum con los anteriores?
(...)
Puedes leer el resto de la entrevista (además de mucha más información acerca de un buen número de autores españoles) en la web autores en obras, desarrollada por Angux, el Hojeador.

10/1/11

En el Diario del SigloXXI, el Eco de las Voces y el Kiosko de Dolan

 (...) El pasado día 31 de diciembre, Max regresó a Sant Louis (Missouri, EE. UU.), donde reside actualmente, tras aprovechar la tregua navideña para pasar unos días junto a su familia. Pese a su juventud, el dibujante valenciano lleva una interesante carrera (tres álbumes publicados en los tres últimos años), habla pausado - la prisa no parece haber sido hecha para él - y se toma su tiempo para pensar la respuesta. En su acento, "Eso me dicen todos", se nota que ya son cinco años los que lleva fuera del pentágono peninsular (…). Veinticuatro horas antes de introducirse en el avión, que le llevaría de regreso al continente americano, tuvo tiempo de charlar conmigo durante unos minutos. 

Licenciado en Bellas Artes, Max ¿por qué escogiste precisamente al cómic y no la pintura o la escultura?
El cómic es la forma de poder contar historias y dibujar a la vez, mis dos pasiones favoritas. Hacia finales de los noventa, mientras estudiaba la carrera, hubo un tiempo que dejó de interesarme y pensé en hacer otras cosas. Me frustraba mucho el hecho de que contar algo me costase uno o dos días de trabajo y que una persona lo leyera en cuestión de segundos o de minutos. Sin embargo, seguí dibujando para mí, sin ninguna otra pretensión. Luego hice un máster de diseño gráfico en el que el cómic se veía como algo poco realista. Hacia el final del curso, me llegó un folleto del premio ‘Valencia Crea', una de cuyas especialidades era el cómic. Probé, gané el segundo premio y eso me animó. Se trataba de una historieta de tres páginas sobre Marmoto, uno de los personajes que sale en el primer álbum de ‘Actor aspirante', hecha con humor del estilo Bruguera. A partir de ahí, se me ocurrió desarrollar la idea añadiendo otros compañeros más. Al final, destacó uno de ellos, un actor, que tenía más sustancia que los demás y así empezó todo. 

¿Qué leías de pequeño?
Leía indistintamente tebeos y libros, pero los tebeos me gustaron siempre mucho. Me encantaba todo lo de Bruguera y también Tintín y Astérix. Recuerdo que Tintin tenía como un aire respetable y los mayores dejaban que sus hijos lo leyeran. Luego probé con Spirou pero no me interesó tanto. A los quince años descubrí el cómic de adulto al comprarme un CIMOC en un kiosco y me quedé alucinado. Recuerdo las historietas de ‘Sim City' de Miller y ‘Trazo de tiza' de Prado, además de otras cuatro o cinco series que me dejaron con la boca abierta. También me atraía mucho la revista ‘Cairo', de la que he podido conseguir algunos ejemplares en los salones del cómic.
Puedes leer el resto de la entrevista que me hace Herme Cerezo en El Kiosko de Dolan , El Eco de las Voces o en el Diario del Siglo XXI.
Detalle curioso: Las foto de entrevista anterior con Paco Roca muestra que me he tomado demasiado en serio eso de aprender de los dibujantes más veteranos.

4/1/11

Video y fotos de la presentación en Madrid

Después de mi paso por Madrid los amigos de NueveIdeas han puesto una crónica del evento de cuyo material me aprovecho y copio(con permiso)el vídeo que montaron...


y algunas fotos...
Si existiera un premio del salón del cómic de Bacelona al autor español con mayor tendencia al suicidio el nominado sería Max Vento. Es mas, como trofeo le entregarían una soga de oro de 14 kilates y un horno de gas para que pudiera meter la cabeza dentro. Por eso me cayó tan bien el tipo. Por que, despues de la tarde de ayer, puedo hacerme una idea bastante clara de su futuro. El se llevará el premio a la auto muerte. El resto de autores la envidia de no llegarle ni al ombligo. Y no lo digo por la altura, que tambien, el chaval puede ver Albacete desde lo alto en un día despejado, no, lo digo por la valentía y el talento que ha demostrado.
Pincha aquí para leer la crónica.

3/1/11