31/7/09

Hambriento de éxito

Hoy en el diario El Correo aparece una entrevista reportaje acerca de Noches de Citas. Firma Borja Crespo.

Hambriento de éxito.
Max Vento recupera las andanzas de un intérprete en busca de empleo en la segunda entrega de 'Actor aspirante'

La profesión de actor no es fácil. Días y días esperando a que suene el teléfono, trabajando en lo que sea para subsistir hasta que surge esa esperada oportunidad que no siempre es el principio de una nueva vida. En 'Actor aspirante', Max Vento (Valencia, 1977) narraba las vicisitudes de un joven intérprete con ganas de comerse el mundo que, muy a su pesar, pasaba las horas sudando la gota gorda trabajando en una hamburguesería.

El álbum, publicado por Dolmen, puso al dibujante valenciano en el mapa gracias a su buena acogida. Vento fue candidato a Mejor Autor Revelación en el último Salón de Barcelona, donde precisamente presentó la segunda entrega de la serie, 'Noche de citas'. En sus páginas se nota un avance en el dibujo, más suelto y expresivo. Esta vez hay tres historias cortas y no una larga fraccionada en capítulos como en el primer volumen. «El tono es más desenfadado y humorístico, menos agridulce», añade este licenciado en Bellas Artes. «No es lo que comúnmente se entiende como una segunda entrega».

La serie desgrana en tono de tragicomedia costumbrista la historia del aspirante a actor Pablo Díaz-Strasser. El protagonista se enfrenta a los problemas propios de su profesión, se relaciona con tipos casi tan patéticos como él y se lía con las mujeres menos indicadas. «Quería hacer una especie de 'sitcom' en formato cómic, que girase en torno a la vida de varios artistas tratando de abrirse camino. La historia del actor se me antojó la más interesante y fui dejando al resto de personajes de lado», explica Vento.


Autobiográfico
¿Por qué eligió al artista como inspiración? «Supongo que porque hay algo tierno y a la vez patético en los artistas noveles con aspiraciones con los cuales yo, como dibujante aspirante, también me identificaba. El mundo del arte ofrece una fuente inagotable de personajes cuanto menos curiosos. ¡Oro puro para un dibujantes de cómics».
Mientras en la primera aventura Díaz-Strasser preparaba un casting para monologuistas, diseccionando su propia existencia en el proceso creativo, en 'Noche de citas' la cosa se centra más en los roles secundarios. Vento responde a una pregunta inevitable: ¿este cómic tiene algo de autobiográfico? «Si nos tomamos la pregunta de forma literal dando a entender si el personaje protagonista soy yo disfrazado, la respuesta es no. Aunque si entendemos la autobiografía de forma más sutil, quizás sí haya algo mío en casi todos los personajes. Hay que tener cuidado cuando se habla de elementos autobiográficos en las historias de ficción. Sospecho que todas ellas tienen partes en las que el autor se ha basado en su propia experiencia».

En Estados Unidos
Ilustrador y diseñador gráfico freelance, Vento es seguidor de Woody Allen y confiesa que a la hora de darle a las viñetas se siente influido por los Simpsons, Daniel Clowes, Ralf König, Dupuy y Berberian, Mauro Entrialgo, Peter Bagge, Joe Matt y un largo etcétera.
Vento actualmente reside en Estados Unidos. ¿Como anda la historieta por allí? «Está cobrando mucha fuerza y gozando de mayor respeto a nivel institucional y académico. Art Spiegelman decía en una entrevista algo así como que ahora que el mundo se va al garete a los cómics les va genial».
Borja Crespo
Pincha aquí para ver el artículo en su contexto original.

28/7/09

Repóker de futuro

El día en que comenzaba el Salón de Barcelona, el suplemento cultural del diario El Mundo publicó a doble página este artículo analizando las nominaciones a autor revelación. Según Felipe Hernández Cava, el autor del artículo que, a su vez, ganaría dos premios por Las serpientes ciegas, "la final podía inclinarse del lado de cualquiera: Jacobo Fernández Serrano (Vigo, 1971), Alfonso Zapico (Blimea, Asturias, 1981), Pere Mejan (Barcelona, 1972), Javier Peinado (Madrid, 1977) y Max Vento (Valencia, 1977)"


REPÓKER DE FUTURO
Hoy comienza el XXVII Salón del Cómic de Barcelona, inmejorable ocasión de tomar el pulso a la novísima creación que representan los cinco candidatos al premio Josep Totain al autor español revelación. Felipe Hernández Cava, candidato a su vez al premio a la mejor obra del año y al mejor guión, nos los presenta a continuación.

Hasta hace bien poco un joven historietista parecía abocado a tener que tomar partido entre alinearse con una interpretación del medio ortodoxa o heterodoxa, como si ambas no pudieran ser permeables e igualmente enriquecedoras. Seguramente, pesaba sobre esa dicotomía la fractura, más ficticia que real, establecida a raíz del estallido de lo vanguardístico en los años 70-80 del pasado siglo. Hoy, en cambio, y más allá de lo que se podría interpretar como una vuelta al conservadurismo, somos muchos los que percibimos en los trabajos de los dibujantes que irrumpen por vez primera en el cómic un buen aprendizaje y aprovechamiento de lo que antaño parecían opciones enfrentadas. Lo experimental sigue teniendo su hueco, aunque sea reducido, pero entre los recién llegados está bastante supeditado a la necesidad de contar historias del mayor aliento posible. En ese sentido, lo joven empieza a percibirse como una circunstancia, lo que en el fondo es, y no como una condición, aunque el Poder siga pensando que puede extraer mayores réditos convenciendo a los propios interesados de que su vivencia es más bien lo segundo. Y, vistas así las cosas, lo primero que me llama la atención de los nombres seleccionados por los profesionales para optar al premio Josep Toutain al autor español revelación, en este XXVII Salón Internacional del Cómic de Barcelona, es que muchos de ellos, por su solvencia, podrían estar compitiendo en la misma categoría que se reserva para los veteranos. No es una apreciación nueva: desde que se crease este galardón en 1988 todos los que lo recibieron pudieron haber optado al que recayó sobre quienes tenían una trayectoria más acreditada. Al mismo tiempo, y en la medida en que se hace hincapié en el dibujante como autor, me parece que se olvida el papel fundamental que en esa valoración han jugado los guionistas: Santiago García, en el caso del libro de Javier Peinado, y Josep Busquet, en el de Pere Mejan, capaces ambos, con su talento, de extraer lo mejor del nominado en esa colaboración. Cinco autores son, en cualquier caso, los que tendrán que vérselas en esta final que podría inclinarse del lado de cualquiera: Jacobo Fernández Serrano (Vigo, 1971), Alfonso Zapico (Blimea, Asturias, 1981), Pere Mejan (Barcelona, 1972), Javier Peinado (Madrid, 1977) y Max Vento (Valencia, 1977).

Jacobo Fernández Serrano Los que admiramos la aventura de la publicación gallega Golfiño, modélico ejemplo de revista infantil, descubrimos en sus páginas a este ilustrador e historietista capaz de adaptarse camaleónicamente al mercado del libro infantil y de texto, pero apto también para aprovechar la libertad, cuando ha gozado de ella, y sorprendernos con álbumes tan imaginativos como Los amigos de Archimboldo Roque, (80 páginas de recopilación que valen por 800, gracias a la riqueza de su contenido: esas tan pequeñas como grandes historias que el rinoceronte blanco de un solo cuerno nos cuenta sobre sus amigos) o con esa joya, Aventuras de Cacauequi, que le valió el premio Castelao de cómic, y que viene a confirmar que lo heterodoxo bien entendido, cuando está avalado por una poética de gran calado, cuenta con un horizonte ilimitado para hablar de lo más hondo que hay en los seres humanos.

Alfonso Zapico
Lo dije ya en El Cultural y lo vuelvo a repetir: conozco pocos jóvenes autores que tengan la capacidad de narrar a lo grande, como era el sueño de cualquier novelista que se preciara en el siglo XIX, que este hombre posee. El dibujo un tanto caricaturesco, que podría a priori ser un hándicap para los temas que le gusta abordar (la guerra de Crimen en La guerra del profesor Bertenev o el conflicto entre israelitas y palestinos en Café Budapest), acaba por aceptarse como el más idóneo y coherente con la sutileza con que en esos contextos conflictivos se conducen unos personajes que el lector percibe con más sangre y músculo que los estereotipos que suele hallar habitualmente en los tebeos.

Pere Mejan
él y su colega Josep Busquet urdieron en La revolución de los pinceles una apasionante ucronía (la revuelta de los dibujantes de historietas en el siglo XVIII para emanciparse de la tiranía de los editores), en la que dio toda una lección narrativa de creación de atmósferas. Con cierto sustrato caricaturesco, como en el caso de Zapico, y una capacidad innata para elegir el punto de vista en cada viñeta, Mejan, notable colaborador de Cavall Fort, cuenta además con una inmejorable capacidad para entender las sombras y el papel narrativo que estas pueden desempeñar.

Javier Peinado
Sería un error ver en él tan sólo un aventajado alumno de la mejor línea clara y de los maestros francobelgas de la misma. Lo que nos sorprendió a muchos fue su capacidad para controlar el tiempo y el ritmo de cada secuencia, a lo que no es ajena la colaboración de Santiago García, tan buen guionista como teórico, en esa versión libérrima de La tempestad de Shakespeare. Como modélica es su concepción de la página y la utilización del color como elemento autónomo para contar aquello que el dibujo es incapaz de transmitir.

Max Vento
Sin ninguna clase de estridencias, pegado a la piel de sus personaje, ese Pablo, del que contamos ya con dos entregas, Aspirante a actor y Noche de citas, que sueña con conquistar la gloria y el reconocimiento público, Vento está poniendo en pie una notable sit-com en la que, mediante uno de esos estilos claros de la mejor escuela valenciana, lo que más importa es lo que unos y otros de sus protagonistas se dicen. He aquí un buen dialoguista para estos tiempos faltos de discurso.
Felipe Hernández Cava
Pincha aquí para ver el artículo en su contexto original.

23/7/09

Reseña en Zona Negativa

En Noches de citas siguen vigentes todas aquellas cualidades que, en Actor aspirante, hacían de Max Vento un autor a seguir: su capacidad para reflejar la interioridad de sus personajes, la clarividente construcción psicológica de los mismos, el irónico despliegue de sus tics a lo largo del relato y el manejo de distintos niveles de “realidad de lo narrado” que se retroalimentan de modo muy efectivo.
Pincha aquí para leer el resto de la reseña.

21/7/09

Hoy en el Mundo y en Fandecomix

Hoy un artículo sobre Noches de Citas en la sección de cultura y ocio de El Mundo...

... que aparece ampliado en la web Fandecomix. Firma José María Varona.

NOCHES DE CITAS

Max Vento (Valencia 1977), es uno de esos jóvenes autores que han irrumpido con fuerza en el mundo del tebeo, ya que en un tiempo relativamente corto ha puesto en el mercado, de la mano de Dolmen, dos álbumes: “Actor Aspirante” que en su día tuvo una excelente acogida y “Noches de Citas –primero y segundo de una saga de cinco-.A pesar de lo limitado de su bagaje y gracias al contenido de lo publicado, Max fue nominado, en su día, a los premios Mejor Autor Revelación y Mejor Obra Española del Salón del Tebeo (Expocomic) del pasado año, y más recientemente, al premio Mejor Autor Revelación del último Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y también, al premio nacional de la crítica a la Mejor Obra Española ¡cuatro nominaciones en poco tiempo!, lo que no está mal para un dibujante que no lleva mucho tiempo en activo.

El 18 de junio del 2009 en la librería especializada Futurama de Valencia fue presentado el álbum “Noches de Citas”; acto en el que participaron Nuria Vera representante de la librería, Álvaro Pons especialista en cómic, Christophe Joly “Stygryt” dibujante y guionista francés afincado en Valencia y el propio autor; también estuvieron presentes, profesionales, medios de comunicación y público aficionado. Nuria se dirigió a todos para manifestar que estaba encantada con haber podido recibir en su casa a Max, un joven autor de cuya obra podía decirse que reforzaba la creencia de que la historieta es un medio de expresión artístico y humano, y al que deseaba el mayor éxito. Después habló Álvaro Pons que comentó que después de ver los primeros trabajos de Max, llegó a la conclusión de que se encontraba delante de uno de esos chicos que iban a comerse el mundo, y no quedó defraudado, ya que pasado cierto tiempo, pudo comprobar que Max seguía comiéndose el mundo lo que le reforzó en la idea, después de haberle hecho un seguimiento, que las perspectivas puesta en él se habían cumplido con creces; sin duda era un autor que tenía porvenir. Sobre “Noches de citas”, dijo, que “era la continuación del cómic anterior al que se habían incorporado cosas nuevas”.Luego Stygryt afirmó que el libro presentado, era de los que atrapaban la atención del que lo leía incluida la suya, y agregó que la obra era magnífica, llena de humanidad, y que acertaba de pleno al narrar varias historias en las que los protagonistas se enfrentaban a una cita. Por último tomó la palabra Max Vento para agradecer a todos su presencia y reconocer que, a nivel general, él, como otros autores de tebeos, no había tenido demasiadas oportunidades para estar en contacto con su público, pero que en cambio, si las había tenido para estar con Álvaro y otros que le dijeron que el cómic presentado les había gustado, cosa que fue importante para él. Con relación al título presentado, dijo que a lo de actor aspirante unió su propia experiencia, y que en este segundo tomo dio paso a los personajes secundarios; que había tratado de hacer algo amable para que el lector pasara un buen rato. En este último tebeo no hablaba de un personaje en concreto: la obra tenía un poco de todos; el como persona, no estaba representado plenamente, pero en cada uno de ellos si había un poco de él.

Max en este momento estaba trabajando en el tercer cómic de la saga; el guión ya está acabado y se parecerá más al primero (“Actor aspirante”) que al segundo (“Noches de citas”). En la tercera entrega el actor principal evolucionará y los secundarios se mantendrán. En todas las cosas que hace, Max Vento más que pensar en un posible lector, busca que, lo que hace, le guste a él.
“Noches de citas” ha sido editada por la Editorial Dolmen y ha sido incluida en la colección Siurell. Desde el punto de vista técnico Vento; ha utilizado el bitono, dentro del mismo estilo de línea clara con tonos azules y grises. Según es el autor “el tono del álbum es más cómico y desenfadado que el anterior; ha prestado especial atención al diálogo y gráficamente –lo cree así- hay un avance con respecto al primero”.
Ché Varona

Actor aspirante: Noches de Citas - Guión y dibujo: Max Vento - Dolmen - Fecha de edición: mayo de 2009 - Color: Blanco y negro - Formato: Libro cartoné, 132 págs., blanco y negro - Precio: 12 euros.

17/7/09

Bruselas, capital del cómic (1)

Después de pasar unos días en Bruselas, colgaré imágenes que tienen que ver con el cómic. Empezaremos por lo presente que está el cómic en la calle...

9/7/09

En Madrid, entre dibujos y tequilas

Hace un par de semanas que fue la presentación de mi cómic en Madrid. Por suerte, contábamos en la posterior juerga con Belén García Francoy, periodista de raza que escribió esta crónica en tono de cachondeo que ahora fusilo indecorosamente. Todo un honor aparecer en su concurrido blog Quédate a dormir.

Adios a mi marionravenwoodismo


Tengo este post pendiente desde hace un par de fines de semana. Pero es que, amigos, me ha costado recuperarme de aquella noche, que empezó en un garito de tapeo, continuó en otro de modernos y terminó de mala manera.

La culpa fue de Max Vento, autor de "Actor Aspirante", que vino a presentar su nuevo comic a Madrid.

La culpa fue de mi hermana Ro que me lió para sacarlo por ahí.

La culpa fue de Mauro Entrialgo, que se inventó el juego de beber un chupito de tequila cada vez que escucháramos las palabas "Michael Jackson".

La culpa fue del camarero del primer garito, que nos invito a los tequilas.

La culpa fue de mi metabolismo, que no es el que era.

Vamos por partes. En la cena, entre tapas y cerves, tres dibujantes e ilustradores me hicieron unos dibujitos muy chulos... pero me pidieron algo a cambio.

-A ver, periodista, ahora nos harás tú una crónica, ¿no?

Escribí una crónica improvisada en una servilleta, y la leí con mi mejor voz de radio. Un rato después mediobosquejé una segunda. La tercera la escribí a posteriori, porque esa noche no estaba en condiciones.

Los dibujantes beben, con o sin, pero no necesitan ir al baño
Si le das a un artista un vaso con líquido bebible dentro, un papel y un boli... y lo tendrás entretenido hasta 6 horas. Esta es la moraleja que sacan Be y Ro de su velada entre comiqueros. Se advierte una pequeña modificación en la conducta, eso sí, si el dibujante en cuestión vive fuera de España. Pero ésa es la excepción. Hasta cuatro rondas de cervezas y nesteas aguantaron Max, Álvaro y Juan sin necesitar pasar al aseo de los chicos... Todo un record, según las experiencias previas de estas dos improvisadas reporteras.

Y luego otra.

Camarero antipático termina siendo un trozo de pan
Los peores modos de la restauración madrileña convertidos en 100 kilos de fan entregado al cabo de cinco rondas, varias raciones, papeles, rotus y dibujos. El camarero empezó mal, con pocas ganas, poco encanto y menos sonrisas, pero tres horas después pedía a los dibujantes Juan Espadas, Álvaro Muñoz y Max Vento que le hicieran algo especial para decorar las paredes del local. El talento todo lo pudo aquella noche, incluso trocar un mal comienzo en un gran final: tres rondas de tequila a cuenta de la casa.

3/7/09

¡CAMBIO DE FECHAS!

Pego de la web de Dolmen:

POR CAUSAS DE FUERZA MAYOR, nos hemos visto obligados a cambiar la fecha de la presentación de Max Vento y Guillem Dolç en Antifaz Comics. Finalmente no será mañana viernes 3 sino el miércoles próximo día 8 de julio a las 19’00, la presentación y la charla con respecto al “Actor Aspirante” de Max Vento y el “Soy Anécdota” de Guillem Dols.

Por tanto:

Presentación Actor Aspirante (Max Vento) y Soy Anécdota (Guillem Dolç)
Miércoles 8 de Julio,
19:00 horas
LIBRERÍA ANTIFAZ CÓMICS
Calle Gran de Gracia 239
Metro: Lesseps (línea 3)